Menú Cerrar

LA SATISFACCIÓN DE ESCUCHAR A MIS PACIENTES

En mi trayectoria profesional, para muchísimas personas, he sido la primera en escuchar ciertos aspectos dolorosos de sus vidas, de su vida laboral ó de sus conflictos familiares. Vivencias, temores, sensación de fracaso e inutilidad …

La primera persona, decía, y en ocasiones también la única, en conocer cómo ha sido la vida de muchos de ellos, y no os voy a negar, que para mí, como psicóloga, es algo tremendamente satisfactorio, por posibilitar un lugar neutro para que el paciente se exprese en total libertad, y facilitar el desarrollo de la alianza terapéutica, ese especial vínculo que se va produciendo, progresivamente, en las sesiones entre nosotros, que ayuda de forma determinante a que el paciente consiga salir del agujero en el que se encontraba la primera vez que nos vimos.

El acto de escuchar con los ojos, además de con los oídos a la persona que tengo delante, posibilita esa empatía que todo profesional de la psicología debe tener para hacer de forma correcta su trabajo. Además, el paciente se siente reconfortado y comprendido (dicho por él), a veces, por primera vez, lo que tiene un valor incalculable para el éxito terapéutico.

Y después de escuchar a mis pacientes de esa forma y de escuchar lo que ellos me dicen a mí según avanza la terapia, compruebo, de nuevo, lo que les ayuda esa escucha e interés genuino que llevo a cabo con cada uno de ellos. Y compruebo, también, lo satisfactorio que es conseguir, que esos pacientes valientes (como a mí me gusta llamarlos), vuelvan a confiar en sí mismos.

 

Si quieres ponerte en contacto conmigo, puedes hacerlo a través del correo electrónico de forma confidencial. Te responderé en poco tiempo.

 

Consulta